Saltar al contenido

Dieta Alcalina Para El Cáncer

El cáncer, al igual que muchas enfermedades, se origina, se desarrolla y también se multiplica en un organismo poco oxigenado y ácido, es por ello, que la dieta alcalina para el cáncer tiene como objetivo el consumo de alimentos propicios para el organismo, con el propósito de alcalinizarlo facilitándole las funciones celulares, eliminando la ingesta de alimentos tóxicos y evitando que se formen elementos malos dentro del cuerpo.

Es importante tener en cuenta el régimen de alimentación alcalina que se lleva durante el proceso de la enfermedad del cáncer, por ello aquí se recomienda seguir esta dieta alcalina contra el cáncer, donde puedes consumir lo siguiente:

Aunque la mayoría de los médicos convencionales no reconocen la correlación entre la dieta y la prevención y tratamiento del cáncer, la carne, productos lácteos, azúcar refinada y alimentos procesados aumentan el riesgo de padecer cáncer, todos estos alimentos son considerados como alimentos generadores de ácido (es decir, acidificantes).

El cáncer es una enfermedad metabólica sistémica que resulta de las deficiencias nutricionales, altas cantidades de toxinas, y típicamente un nivel de pH demasiado bajo, lo que significa que el cuerpo es muy ácido.

Con el fin de neutralizar la constante formación de ácido, hay que proporcionar alimentos más alcalinos en nuestra dieta. Una dieta alcalina puede ser su mejor defensa contra el cáncer.

La relación entre el pH de la sangre y el cáncer

dieta alcalina para el cáncer

Nuestro pH se mide en una escala de 0-14, donde 0 (cero) es el valor más ácido y 14 el más alcalino. Para llevar oxígeno a todas las partes del cuerpo, la sangre debe mantener un pH de aproximadamente 7,35.

Si bien es cierto que nuestros cuerpos almacenan reservas alcalinas para neutralizar los ácidos, si consumes alimentos llenos de pesticidas y alimentos procesados, lo más probable es que sus reservas alcalinas ya se hayan agotado.

Como Keiichi Morishita explicó en su libro titulado “Hidden Truth of Cancer” (la Verdad oculta del cáncer), el pH de la sangre se vuelve demasiado ácido, su cuerpo va a “mover” las sustancias ácidas de la sangre a las células.

Como resultado, estas células se convierten en demasiado ácidas y, en algunos casos, mueren. Las células que consiguen sobrevivir y defendeser se convierten en células anormales y no pueden comunicarse con el cerebro o con el código de memoria del ADN.

Estas células normalmente se denominan células malignas, y crecen de forma continua (son células cancerosas).

En pruebas de laboratorio se demostró que reducir el pH de las células cancerosas (aumentar la acidez) es eficaz contra la mitosis (multiplicación) de las células cancerosas, pero aumentar el nivel de acidez del cuerpo de un paciente de cáncer ejerce presión sobre las células normales y causa mucho dolor.

Así, la terapia alcalina propuesta es una “terapia de pH elevado” y fue desarrollado para normalizar el pH intracelular del paciente mediante la eliminación de la acidosis latente, aumentando el pH de las células cancerosas a un rango por encima de 7,5.

Idealmente, este enfoque comienza con una dieta alcalina. Existe un consenso general entre los curadores naturales y los profesionales médicos que al cambiar la dieta de un paciente con cáncer es extremadamente útil cuando alguien se enfrenta a un diagnóstico de cáncer.

Independientemente de si tienes cáncer, la dieta alcalina es buena para la salud. En general, se cree que la regla 80/20 es la ideal: 80% de alimentos alcalinizantes y 20% de alimentos acidificantes.

Dejar de comer productos lácteos, carne y azúcar es crucial para la Prevención y Tratamiento del Cáncer

No es ningún secreto que la eliminación de la carne y los productos lácteos (ambos son clasificados como alimentos acidificantes) reduce el riesgo de cáncer. El Instituto Americano para la Investigación del Cáncer (AICR) publicó varios estudios sobre la relación entre la dieta y la prevención del cáncer, de los cuales determinó que el consumo de carne roja y carne procesada aumenta el riesgo de cáncer.

Otro estudio comparó la sangre de personas que siguieron una dieta basada en plantas, con la sangre de las personas que siguieron la dieta americana estándar, y se encontró que la dieta a base de hierbas es más eficaz en la prevención del crecimiento de células cancerosas.

Los estudios también han demostrado que los productos lácteos pueden aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de próstata en un 30-50%. En China Study, realizado por el Dr. T. Colin Campbell, demostró que la caseína, la proteína principal en los productos lácteos, es un carcinógeno.

El cáncer, literalmente, se alimenta de proteína animal y azúcar, y numerosos estudios han demostrado la relación entre el consumo de azúcar y el crecimiento del cáncer. Por ejemplo, el científico Otto Warburg (que ganó el Premio Nobel) demostró que en lugar de utilizar el oxígeno, las células cancerosas usan un método de respiración celular llamado glucólisis, que es la fermentación de la glucosa (un tipo de azúcar).

Sin glucosa para satisfacer sus necesidades de energía, las células cancerosas mueren.

Está claro que si se sigue una dieta alcalina inteligente, puede reducir significativamente el riesgo de padecer cáncer. Uso la palabra “inteligente”, porque si estás consumiendo frutas y verduras convencionales y alimentos modificados genéticamente en lugar de orgánicos, aún estás siendo expuestos a pesticidas y toxinas, que son cancerígenos.

Muchas personas han adoptado dietas orgánicas a base de plantas y ricas en alimentos alcalinos y se han curado del cáncer.

Dieta alcalina para el cáncer

Cuando estas en un proceso tan delicado como es el cáncer, es necesario que lleves una dieta que te ayudará en la recuperación y mejoramiento de esta patología con algunos alimentos alcalinos contra el cáncer que debes implementar.

Al levantarse:

Cuando te levantes puedes consumir alguna de estas dos opciones.

  • Tomar una infusión alcalina de un vaso con agua y el zumo de un limón, puedes endulzarlo con miel o estevia, o si prefieres el bicarbonato puedes ingerirlo veinte minutos antes del desayuno.

En el desayuno:

Combina alimentos, para tener variedad para escoger, no ingerir café, té negro ni edulcorantes artificiales en esta dieta alcalina “cáncer”.

  • De bebida puedes elegir té blanco, leche de soya o almendras, una rebanada de pan integral con mantequilla o aceite de oliva.
  • Si prefieres un desayuno dulce, entonces úntale miel, una taza de frutas o un puño de frutos secos, y el jugo de dos naranjas.

A media mañana:

Puedes comer algo muy liviano recuerda que luego vas almorzar.

  • Come una fruta mediana o jugo de frutas, o también un licuado de vegetales, o frutos secos, cualquiera de estas es una buena elección.

En el almuerzo:

Es la comida más completa y abundante del menú aquí tienes estas opciones, de seguro te gustarán.

  • De entrada, opta por un combinado de lechugas o ensalada de vegetales como espinacas, acelgas y brócoli, con aderezo de limón, especias de tu preferencia y aceite de oliva extra virgen.
  • La ensalada puede ser con verduras a la parrilla o asadas, o si lo prefieres decide comer una crema de verduras.
  • Como plato principal, elije granos, como las lentejas añadiéndole verduras picadas.
  • Cómo acompañante, un filete de pescado o carne. Si te gusta la pasta, puedes comerla, pero integral con varios vegetales verdes, y con una salsa pesto.
  • También puedes optar por arroz integral y huevos, tortilla de pimientos asados con aceite de oliva y ajo.

En la merienda:

Recuerda que tuviste un almuerzo muy completo, esto es solo para mitigar la ansiedad hasta el momento de cenar.

  • Puedes ingerir alguna fruta o el jugo de ella, también puede ser un vaso con leche de almendras, soya o galletas caseras integrales.

Para la cena:

La cena debe ser ligera, alimentos fáciles de digerir, ya que luego te acostarás.

  • Verduras a la parrilla o asadas, o una sopa o crema de varias verduras.
  • Si te gusta el coliflor o brócoli, puedes comerlo al vapor aderezado como prefieras, una ensalada de acelgas y espinacas, con pollo o pescado a la plancha es una buena opción.

Antes de acostarse:

Ya para acostarte y puedas descansar se recomienda que tomes lo siguiente:

  • Té blanco o de lechuga con miel, para relajarte y conciliar el sueño.

Recomendaciones para seguir una dieta alcalina para el cáncer

Actualmente en la sociedad, la alimentación cumple un rol fundamental en la salud de las células, ya que los alimentos que consumimos son un factor importantísimo en el desarrollo y adquisición de algunas enfermedades.

Muchas de ellas tienen su origen en un cúmulo de organismos con un pH por debajo de 7, siendo estos ácidos, los que fortalecen las condiciones para desarrollar enfermedades como el cáncer. Por ello se recomienda para prevenir el cáncer lo siguiente:

  • El consumo de alimentos orgánicos, sin aditivos, frescos y sin fertilizantes.
  • Consumir vegetales de hojas verdes como ajo porro, apio, coliflor, espinaca, brócoli, coles de Bruselas.
  • Comer, granos como lentejas y frijol.
  • Saboriza tus comidas naturalmente con ajo, cebolla y ajo porro.
  • Merendar con semillas y nueces.
  • Consume alimentos sin gluten e integrales.
  • El consumo de proteína animal, producidos de forma artesanal u orgánico.
  • Ingerir muchas frutas.
  • No consumir harinas blancas, ni azúcar refinada, de igual manera eliminar las grasas trans y animales.
  • Evita la leche animal y todos sus derivados, puedes consumir leche de soya o almendras.

La dieta alcalina para ser de ayuda para prevenir y mejorar esta enfermedad, los alimentos alcalinos son excepcionales, es por esto que el aumento de personas afectadas por esta patología o bien sea sanas, adoptan este tipo de dieta y confían en los diversos beneficios que estos brindan al organismo.

Más información de la dieta alcalina