Saltar al contenido
IDietas

Dieta Blanca

dieta de alimentos blancos
Dieta Blanca
5 (100%) 1 vote

La dieta blanca es aquella, conformada a partir de alimentos blancos. Estos son: Leche, queso, requesón, yogurt sin color, repollo blanco, flores blancas, avena, pastas sin salsas, pulpa de coco entre muchos otros.

Esta dieta suele utilizarse después de aplicarse blanqueamiento dental para evitar mancharlos. En otras palabras, la dieta blanca es útil para mantener una nutrición inalterable mientras que se espera un tiempo prudencial para el consumo de la dieta habitual.

Por otro lado, la dieta en referencia es recomendable para diversas situaciones o condiciones de salud, en vista de que las comidas que la conforman no contienen colorantes y si se combinan adecuadamente pueden evitar algunas enfermedades, o si ya el paciente está afectado por las mismas puede minimizar sus efectos a través de dietas recomendadas por el médico tratante.

¿Qué puedo comer?

En vista de que la dieta blanca se utiliza mayormente para evitar mancharse los dientes, unos 5 días antes de efectuar el blanqueado y hasta unos 5 meses después del mismo, lo más prudente seria que el odontólogo sea quien sugiera la dieta a seguir.

No obstante, a continuación se mostrará una lista de algunos alimentos que puedes consumir sin el riesgo de mancharte los dientes.

  • Leches blancas, queso blanco, requesón.
  • Pastas sin colorante, arroz sin aditivos coloridos.
  • Flores comestibles blancas, pulpa de coco, cualquier fruta blanca sin concha.
  • Agua, gaseosas o soda sin colorante, vinos blancos.
  • Pescado, pollo (todos sin salsas) entre otros alimentos sin colorantes.

La dieta blanca también puede usarse para evitar algunas patologías o minimizar los efectos si se posee, es por ello que a continuación se mostrarán algunas patologías.

Enfermedades más comunes que requieren las dietas blancas

Son muchas las enfermedades que requieren seguir un régimen dietético con comidas blancas para combatirlas. Aunque las comidas blancas, sobre todo las carnes blancas, se recomiendan en casi todos los regímenes dietéticos, debido a que estas no contienen sustancias dañinas para el organismo.

Entre las enfermedades más comunes que usan dietas blancas en su tratamiento, se encuentran:

Gastritis

Esta enfermedad se caracteriza por lesiones (úlceras) en las paredes del estómago, que causan sangrado y dolores intensos. Especialmente al momento de comer y cuando se ingieren alimentos ácidos como cítricos, carnes rojas, embutidos o cualquier otro que contenga aditivos químicos de cualquier índole.

Es por ello, que la dieta blanca es propicia al no contener este tipo de sustancias.

Alergias

Las alergias, son reacciones del organismo, antes ciertas sustancias que no toleran y se caracteriza por la aparición de pequeñas manchas rojas y en algunos casos hinchazón en la piel e incluso en la garganta, dificultando la respiración al cerrar el paso del oxígeno.

Entre las causas de la alergia, se tienen la ingesta de alimentos que el organismo no tolera. En ese sentido, algunas personas no pueden consumir lácteos, carnes rojas, cítricos, pescados, embutidos, golosinas entre otros.

Cada persona debe estar consciente si sufre de alguna alergia para excluir de sus alimentos aquellas sustancias que la provoquen, aun siendo una dieta blanca.

Infección en la garganta

Algunos pacientes, se les inflama la garanta con frecuencia, lo que les dificulta hablar y consumir alimentos. Esta enfermedad también requiere de dietas blancas que contribuyan a bajar la inflamación, incluso al suprimir algunos alimentos como los granos negros.

Se puede eliminar algunas de estas inflamaciones de manera definitiva, ya que contienen sustancias que son las causantes de la misma.

Inflamación del hígado

El hígado suele inflamarse por diversas etiologías, entre ellas la ingesta de algunos alimentos, como son los embutidos, las carnes rojas de manera excesiva, alcohol entre otras.

Para combatirla, los médicos sugieren dietas blancas que supriman aquellas comidas que contengan la sustancia dañina, aunque no tengan colorante. Entre estos se encuentran, el queso, licor como el vino o el aguardiente, que aun siendo incoloros si afectan negativamente el hígado.

Dietas blancas para gastroenteritis

Esta patología consiste básicamente en la alteración del normal funcionamiento gastrointestinal, producido por la ingesta de comidas contaminadas. Las cuales provocan síntomas como: diarrea, dolores en el tubo digestivo, vómito que puede llevar a la deshidratación y fiebre.

Esta enfermedad, los especialistas la tratan farmacológicamente y siguiendo un régimen alimenticio basado en dietas blancas con algunas especificaciones especiales, como son, tomar abundante agua, consumir alimentos sin condimentos y especialmente pollo para las proteínas, frutas no cítricas y suprime todos los alimentos con colorantes.

Alimentos blancos

Los alimentos blancos son todas aquellas sustancias alimenticias que no contienen colorantes artificiales ni naturales, por lo que su uso es abundante, especialmente en personas que sufren algunas de las enfermedades anteriores, quieren evitarlas o se han aplicado blanqueamiento dental.

Entre los alimentos blancos más conocidos se tienen: El queso blanco, huevo sin yema, leche, pollo, algunos pescados, el pavo, repollo blanco, entre otros.

La combinación apropiada de estos alimentos garantiza plenamente una alimentación balanceada que no requieren de ningún alimento que contenga colorante. En otras palabras, la dieta blanca es suficiente para tener una vida sana sin el peligro de contraer enfermedades de origen alimenticio.

Comidas blancas

Se entiende por comida blanca aquella que es preparada con alimentos sin color. Por ejemplo, pastas con queso blanco sin salsas, pollo a la plancha, acompañado con arroz blanco y ensalada de repollo blanco, cebolla blanca, papa blanca y jugo de guanábana.

Son muchas las comidas que se pueden preparar.

Menú de dieta blanca

Es evidente que para conformar un menú, se necesita la imaginación del cocinero o cocinera para combinar diversos alimentos que contengan los requerimientos nutricionales y al mismo tiempo cumplan con el régimen de la dieta blanca. A manera de ejemplo, se presenta el siguiente menú:

  • Desayuno: Arepa con queso blanco o sándwich con queso tipo paisa y jamón de pollo blanco, acompañado de merengada de coco o batido de guanábana.
  • Almuerzo: Cualquier filete de pescado blanco, cocinado al horno, aderezado con cebolla blanca, ajo y sal al gusto, con una guarnición conformada por arroz blanco y una manzana sin concha asada.
  • Cena: Yuca blanca, con queso tipo paisa.

La dieta blanca no es específicamente realizada para rebajar de peso, sino una dieta para evitar manchar la dentadura y ayudar a combatir algunas patologías. No obstante, con una combinación debidamente apropiada, se puede bajar de peso de manera sana.

Otras dietas que te pueden interesar