Saltar al contenido
IDietas

Dieta Para El Colon Irritable

dieta para el colon inflamado
Dieta Para El Colon Irritable
5 (100%) 1 vote

¿Te duele mucho el abdomen? ¿No vas con regularidad al baño? Sabes, todos esos síntomas pueden ser ocasionados por el  colon irritable este puede producir diversas dolencias como, diarrea, gases, estreñimiento y dolor abdominal. Por ello debes estar al tanto de algunos consejos y menús para aliviar el intestino.

Un gran número de personas sufren de colon irritable o intestino irritable. Si es tu caso lo más seguro es que hayas experimentado malestares abdominales y dolor. A veces hasta el punto de afectar tu calidad de vida, ya que podría trastornar tus planes o condicionar tu alimentación.

Ahora, aunque existen fármacos que alivian los síntomas por separado o también en conjunto, lo más recomendable es tomar medidas preventivas de manera que reduzcas la posibilidad de los síntomas de un colon irritable. Y una de esas medidas es comenzar una dieta para el colon irritable.

Síntomas del colon irritable

  • Cambios en el ritmo abdominal: Estos pueden presentarse de distintas maneras. Puede ser como diarrea, estreñimiento o alternados. Si tu cuerpo se llena con demasiados gases se conoce como distensión abdominal. Y produce falta de apetito, náuseas, ardor torácico y vómitos.
  • Dolor localizado en el abdomen: Es un dolor leve, a diferencia de los cólicos y suele durar menos de dos horas. Tendiendo a aliviarse luego de defecar. Por lo general, los pacientes lo asocian con algún alimento que les hizo mal.
  • Aparición de mucosidad en el excremento. Además de sensación de deposición incompleta.

Elementos de una dieta apropiada

Independientemente del motivo que te lleve a considerar una dieta, estas se basan en casi los mismos aspectos fundamentales, lo saludable, equilibrado y la variedad.

Pero claro está, debes modificar tu alimentación, porque hay alimentos que no contribuyen a la salud de tu colon. Así que, debes cuidar tu alimentación y si notas malestares luego de comer algo, deberá servirte como alarma para evitarlo.

En algunos casos, los especialistas recomiendan dietas de colon irritable personalizadas. Pero nadie mejor que tú para saber y descubrir qué alimentos alteran tu metabolismo.

Alimentos para el colon irritable

Debes estar consiente que los alimentos que consumirás repercuten directamente sobre tu salud. A continuación, te mencionamos qué puedes integrar en tus comidas, para mantener tu colon saludable:

  • Carnes de pescado o pollo, debidamente cocidas y de cortes magros.
  • Incluye vegetales, frutas y verduras. Las cuales te darán una cantidad equilibrada de fibra.
  • También los cereales y tubérculos, aportan almidones necesarios y son de fácil digestión.

Una dieta para el colon irritable es donde predomina la variedad de alimentos y su equilibrio. Los yogures ligeros y leche descremada ayudan a tu proceso digestivo, pues la flora intestinal del colon será favorecida por el accionar de las bacterias o microorganismos contenidas en estos alimentos, previniendo los síntomas de colon irritable.

Además, debes incluir paulatinamente la fibra a tu alimentación, está te ayudará en tu proceso intestinal, pero el aumento del consumo de fibra debe ir de la mano con el consumo de agua entre comidas, de manera que no te vayas a ningún de los dos extremos.

Las galletas integrales son muy saludables para tu intestino y las carnes debes prepararlas sin la piel.

Puedes incluir también cereales, almendras y avena. Además, frutos como el aguacate, el plátano, la manzana y la pera, incluso con su cáscara aligeran el proceso intestinal.

Alimentos que no son buenos para el colon

  1. No consumas lácteos, como el queso, la leche entera o el yogurt.
  2. Evita las bebidas gaseosas y alimentos que produzcan gases como el repollo, coliflor, puerros y otros.
  3. No consumas alimentos ricos en grasa y las frutas cítricas.
  4. Disminuye los alimentos o especies picantes.
  5. Evita las frutas con mucha fructosa como lo son los jugos de manzana, pera o uva.
  6. Trata de no consumir alcohol, café o té.

Si quieres disminuir los síntomas de intestino irritable, elimina de tu alimentación las comidas preparadas con mucha grasa. Por ejemplo, evita los rebozados, y frituras. Igualmente, los dulces panaderos contienen mucha grasa y azúcares que no contribuyen a la salud de tu colon.

Las carnes preparadas, embutidos y natillas debes controlarlas porque su contenido de grasas es bastante alto.

Si sufres de colon inflamado, la cafeína sea en té o café, puede irritar aún más tu colon. Además, evita la preparación de comidas muy condimentadas o aderezadas con muchas salsas o especies, ya que estas de por sí pueden ser picantes y afectar tu intestino.

Aunque quieras darte un gusto debes evitar al máximo la comida chatarra.

El chocolate y el alcohol suelen tener efectos contraproducentes pues sirven de estimulantes. De igual forma las bebidas gaseosas ya que estas producen muchos gases, pero también algunos granos como la lenteja o los garbanzos.

Evita también las frutas cítricas que pueden causar mayor irritación. Además de alimentos con fructuosa, la cual es común en alimentos denominados “light”, pues esta azúcar al no digerirse bien se queda pegada en tu intestino causando trastornos.

Referente a los lácteos debes tener mucha precaución, porque son el detonante para un trastorno, por la grasa y lactosa, agudizando los problemas. Y tendrás que buscar otra fuente de calcio para equilibrar la dieta de colon irritable.

Menú en una dieta Fodmap

A parte de la dieta estilo mediterráneo mencionada anteriormente, esta es otra opción que está teniendo resultados favorables, la dieta Fodmap, en donde lograrás eliminar lo que se conoce como hidratos de carbono, específicamente los de cadena corta.

Los alimentos que contienen estos hidratos se fermentan a una velocidad mayor, lo cual hace que seas más propenso a sufrir de gases y trastornos intestinales. Ocasionando un colon inflamado.

Por ejemplo, algunas legumbres y coles, también la cebolla y el ajo, están en esta categoría.

Ahora bien, no es recomendable que la dieta Fodmap la extiendas por mucho tiempo, ya que su carencia de nutrientes puede poner en riesgo tu salud. Si bien aliviará los síntomas de intestino irritable, podría también enmascarar la verdadera causa de tu colon inflamado.

Menú para personas con colon irritable

Día 1:

  • Desayuno: Pan tostado y un huevo revuelto.
  • Almuerzo: Pollo a la plancha con ensalada de papas.
  • Merienda: Plátano cocido al vapor.
  • Cena: Puré de papas.

Día 2:

  • Desayuno: Leche, cereal y fruto secos.
  • Almuerzo: Sopa de fideos y pan integral.
  • Merienda: Yogurt con frutas como la ciruela o moras.
  • Cena: Pescado, puede ser atún con arroz integral y ensalada.

Día 3:

  • Desayuno: Yogurt con galletas a base de agua.
  • Almuerzo: Vegetales al horno y arroz.
  • Merienda: Frutos secos.
  • Cena: Carne a la plancha con puré.

Menú para cuando se tiene el intestino irritable

Lunes

  • Desayuno: Una porción de cebada con leche de arroz o agua, 4 frambuesas frescas.
  • Merienda: Unas galletas a base de salvado y queso descremado.
  • Almuerzo: Una porción de sopa y tres torticas de arroz.
  •  Merienda: Un yogurt de soya o una fruta.
  •  Cena: Una pechuga de pollo a la plancha con salsa de soya, jengibre, champiñones y pimentones verdes. Una porción de arroz.

Martes

  • Desayuno: Dos torticas de arroz con mantequilla de maní, un puré de plátano y una taza de avena.
  • Merienda: Un jugo de frutas o un yogurt sin lactosa.
  • Almuerzo: Dos sándwich de pan integral con salmón ahumado y una piña en rodajas.
  •  Merienda: Una crema de auyama.
  • Cena: Una tortilla con dos huevos y tres papas horneadas.

Miércoles

  • Desayuno: Un batido de avena con unos trozos de fresas.
  • Merienda: Una fruta.
  • Almuerzo: Un pescado blanco a la parrilla con una ensalada de tomate y lechuga con un toque aceite de oliva.
  • Merienda: Tres tortas de arroz cubierta con mantequilla de nuez o maní.
  • Cena: Un filete de pescado blanco con un puré de papa.

Jueves

  • Desayuno: Un vaso de leche sin lactosa con cereales y una ensalada de frutas.
  • Merienda: Un jugo de frutas.
  • Almuerzo: Una pechuga de pollo a la plancha con arroz y ensalada con tomate, lechuga, pepino, queso y aceite de oliva.
  •  Merienda: Una tostada integral con mantequilla de nuez.
  • Cena: Una pechuga de pollo asada con verduras salteadas.

Viernes

  • Desayuno: Unas tostadas de centeno con huevos escalfados.
  • Merienda: Dos barras de sésamo con un yogurt sin lactosa.
  • Almuerzo: Una porción de arroz con vegetales y un filete de atún a la plancha.
  • Merienda: Dos galletas de arroz con puré de aguacate.
  • Cena: Una porción de puré de pimientos asados, guisantes y calabacín, más una pechuga de pollo asada.

Sábado

  • Desayuno: Dos tostadas integrales con un revoltillo de huevos.
  • Merienda: Una fruta o un yogurt sin lactosa.
  • Almuerzo: Un filete de salmón o sardinas frescas con una ensalada de papas.
  • Merienda: Un plátano horneado.
  • Cena: Una sopa de verduras y un yogurt sin lactosa.

Domingo

  • Desayuno: Una tostada de pan integral con un vaso de leche sin lactosa.
  • Merienda: Una manzana, preferiblemente sin la piel.
  • Almuerzo: Una trucha a la plancha con arroz y ensalada.
  • Merienda: Un yogurt sin lactosa.
  • Cena: Una ración de salmón con puré de papa.

Recuerda que puede haber algún alimento que te ocasione molestias, por ello, la dieta del colon irritable debe ser personalizada y cambiar lo que te cause irritación.

Hábitos para contribuir a controlar un intestino irritable

Para cuidar tu colon, no bastará cambiar tu alimentación, sino que también debes dar atención a tus hábitos, de manera que refuerces las medidas preventivas para no sufrir de colon irritable o por lo menos aminorar los síntomas. Por eso toma en cuenta las siguientes pautas:

  • Tu horario de comida debe ser siempre a la misma hora.
  • La frecuencia de alimentación debe aumentar, de tres a 5 o 6.
  • Luego de levantarte no debes pasar más de una hora sin el desayuno.
  • Al comer hazlo con tranquilidad y evita el ajetreo.
  • Mastica bien y toma unos minutos luego para reposar.
  • Tomate tu día con calma, evitando el estrés.
  • Decídete a dejar el sedentarismo y práctica alguna actividad física.

Enfermedades asociadas al colon irritable

Es habitual que las personas que estén sufriendo de colon inflamado hayan tenido alguna otra afección. Por ejemplo, gastroenteritis, alteraciones en el sistema nervioso, o colitis. Sea está causada por una intoxicación o infección.

También se podría ver afectada tu piel por aparecer dermatitis, manchas, salpullidos y picor, cansancio, fallas en tu sistema inmune.

El colon inflamado puede generar un extremo o el otro, desde una diarrea hasta estreñimiento y en otros casos gases. Además, tu abdomen puede hincharse, provocando molestias leves o hasta dolores que sean difíciles de soportar y que te limitarán.

Tu médico tratante te indicará algún medicamento, pero lo más importante será la prevención con una dieta para la irritación del colon, la cual te llevará a controlar y abstenerte de algunos alimentos. lo que te indica claramente que el diagnostico o tratamiento final sea de exclusión.

Lamentablemente la enfermedad del colon irritable es crónica y se reactiva por diversas circunstancias.

Consejos

Para el cuidado preventivo de tu colon debes hacer algunos ajustes. No queriendo decir con esto que estarás extralimitado, ya que la preparación y presentación puede ayudarte a degustar varios platos o recetas muy bien equilibradas.

Para ello puedes seguir los siguientes consejos:

  • Mantén tus tres comidas del día y anexa otras dos ligeras o tipo meriendas.
  • Los líquidos que ingieras deben estar a una temperatura moderada. Ni muy fríos ni muy calientes.
  • Incluye siempre proteínas en cada comida.
  • Debes integrar alimentos con almidones como la yuca, y la patata. Pero no los combines.
  • Bebe suficiente agua durante el día, más no con las comidas.
  • La preparación de los alimentos debe ser a la plancha o al vapor.
  • Hay muchas especias para condimentar que tienen un aporte antinflamatorio.

Recuerda que la alimentación cumple un papel fundamental en tu vida. Lo que ingieres, tus hábitos y estilo de vida marcarán la diferencia entre tu salud y un colon inflamado constantemente.

Se requiere esfuerzo diario y tomar previsiones, pero tu salud y bienestar bien valen ese sacrificio. Al seguir la dieta del colon irritable no cometas el error de eliminar todo bruscamente y a la vez. Debes ir probando que alimentos te causan malestar e ir excluyendo su consumo. Es posible que solo debas limitarlos.

No esta demás que consultes a tu médico o profesional de nutrición para que te asesore mejor.

Recuerda que para mejorar tu salud y aliviar síntomas de intestino irritable deberás cumplir con los tres fundamentos, una dieta equilibrada, practicar alguna actividad física y controlar el estrés en tu vida.

  • Come despacio y mastica bien los alimentos, de esta manera, tendrás una buena digestión.
  • Evita las frituras y elige alimentos a la plancha o al vapor.
  • No debes pasar más de una hora sin desayunar.
  • No tomes bebidas muy frías o calientes.
  • Si después de la cena pasas más de tres horas sin acostarte debes comer una pequeña merienda.
  • Aumenta el consumo de agua, sobre todo si tienes estreñimiento.
  • Mantén un horario fijo para las comidas.
  • Intenta ir al baño, siempre a la misma hora.
  • Evita el uso de laxantes.
  • Realiza ejercicios periódicamente, esto ayudará a que los movimientos del intestino sean más fluidos y evita irritación en el colon.
  • Evita situaciones que te causen tensión.
  • Intenta llevar la vida sin estrés ni preocupaciones.
  • Complementa las comidas con aceite de girasol, maíz u oliva.
  • Duerme bien y descansa lo suficiente.
  • Puedes condimentar las comidas con especies como la cúrcuma y jengibre, estas le darán sabor a las comidas y además, son antiflamatorias.

Tips que debes tomar en cuenta

Si deseas encontrar una dieta para el intestino irritable que se ajuste a tus necesidades y a tu caso particular. Es muy importante que te fijes en cuáles son los alimentos que te producen malestar general  e irritación. Por esa razón,  debes incorporar los alimentos de manera progresiva, a fin de que, determines cuales te hacen daño. Además, debes acudir al gastroenterólogo para que confirme el diagnóstico y te haga un seguimiento.

En conclusión, si padeces de intestino irritable, te recomiendo que acudas al especialista a fin de que te evalúe a profundidad y te indique la dieta que debes seguir. Si lo haces, verás que mejorarás muy pronto.

Otras dietas que te pueden interesar