Saltar al contenido

Dieta Hipocalórica

La dieta hipocalórica es muy conocida, pero no es adecuada para cualquier persona. Aunque técnicamente se puede decir que una dieta hipocalórica es una dieta con restricción de calorías en la que se gastan más calorías por día de las que se ingieren.

Se trata de una dieta recetada por los médicos, especialmente para los pacientes obesos que tengan una tasa de IMC (índice de masa corporal) mayor o igual a 30.

Los médicos son los únicos que pueden mandar este tipo de dietas baja en calorías, siempre seguida de supervisión, ya que es una dieta restrictiva. En esta dieta la ingesta de calorías diarias puede variar de entre las 500 y 1800 calorías (como podrás ver más a bajo), lo que es considerado un valor bajo.

Te puede interesar:

Alimentos de la dieta hipocalórica

dieta hipocalorica

En esta dieta hay que llevar un equilibrio en el consumo de ciertos alimentos y, en algunos casos, apoyarla con batidos y cereales que se pueden encontrar en farmacias o tiendas especializadas o de productos naturales.

Por mucho que algunos alimentos se integren en el menú, la dieta consiste en la sustitución de algunos alimentos por batidos y, por tanto, sólo puede ser realizada por personas adultas o con problemas de sobre peso, ya que la pérdida de peso que se produce inicialmente es de manera drástica y más tarde, de forma gradual.

Te puede interesar:

Dieta con actividad física

Una dieta baja en calorías tiene más resultados en pacientes que realizan alguna actividad física en conjunto con la dieta. Idealmente, las actividades físicas se recomiendan realizarlas cada dos días para que el cuerpo se mueva y acostumbre a la nueva rutina.

Hay que dejar a un lado el sedentarismo a través de ejercicios simples, tales como una hora de paseos por la mañana, puede ayudar mucho en el resultado final y no requiere mucho tiempo ni dinero.

Aunque si prefieres realizar ciertas actividades acompañadas de un profesional, puedes ir a un gimnasio o contratar a un entrenador y realizar ejercicios específicos de entrenamiento con pesas y ejercicios aeróbicos, bajo la supervisión de un profesional.

Algunos gimnasios ofrecen algunas actividades que pueden ser interesantes como el pilates, yoga, entre otros. La natación es una buena elección, ya que trabaja muchos músculos al mismo tiempo.

La reducción del consumo de alimentos

Además de la disminución de calorías, el menú debe ser equilibrado y no se puede ignorar la ingesta de hidratos de carbono, proteínas, lípidos, vitaminas y minerales que deben ser consumidos en cantidades óptimas.

Es importante recordar que esta dieta requiere paciencia, fuerza de voluntad y disciplina. Para las personas que tienen problemas de obesidad, puede ser un poco difícil al principio, pero nada como un estímulo y un objetivo bien establecido, junto a la atención médica, para que todo vaya sobre ruedas.

Dietas bajas en calorías

Consejos generales

Lo ideal es hacer cinco comidas al día, que sería el desayuno, media mañana, almuerzo, merienda y cena. No es necesario hacer la cena, sólo si es realmente necesario. El intervalo entre cada comida debe ser de tres horas.

Reducir las porciones de cada comida también ayuda. Si acostumbras a llenar mucho el plato, se puede ir reduciendo la cantidad gradualmente, y comer hasta que te sientas satisfecho y no por placer o avaricia. Hay que aprender a controlar el apetito y los antojos. Cambiar el tamaño del plato por uno más pequeño ayuda mucho a la hora de controlar la cantidad que se ingiere.

Al elegir ciertos alimentos, elegir aquellos alimentos con menos calorías y más saludables como las frutas y verduras. Evitar los alimentos fritos o consumirlos con menos frecuencia, como por ejemplo: dulces, refrescos, alimentos grasos y el alcohol.

Busca comprar alimentos frescos. Evita con todas tus fuerzas los alimentos industrializados y congelados que poseen sodio y grasas saturadas. Cuanto más procesado, mayor es la cantidad de aditivos químicos y menos la de nutrientes.

Sustituye la leche y sus derivados por desnatados , así como cambiar el yogur natural por light, queso amarillo por el blanco y así sucesivamente.

Antes de las comidas principales (almuerzo y cena) prepárate un plato de ensalada de entrada. Esto te dará la sensación de saciedad para el plato principal.

Prepara los alimentos con proteínas siempre a la parrilla, al horno o cocidos.

Consume agua sin miedo, mantenerte bien hidratado te causará más sensación de saciedad. Puedes optar por zumos de frutas que te alimentarán y saciarán bien.

Ten en cuenta las cantidades indicadas en la tabla de alimentos y haz los cálculos para no excederte de 800 calorías.

Elimina el azúcar de tu dieta.

Consumir el pan con moderación, ya sea normal o integral debido a que ambos poseen almidón que se convierte en glucosa (azúcar) en el cuerpo.

Menú para dieta hipocalórica

A parte del siguiente menú, puedes ver un menú semanal para la dieta hipocalórica.

  • Desayuno: 200 ml de leche desnatada o café o té verde, u otro tipo de té con edulcorante, medio pan francés con una loncha de queso blanco, ricotta o cottage.
  • Media mañana: Una pieza de fruta, puede ser una pera, una manzana, kiwi, naranja o melocotón. Elija frutas con bajas calorías, evitar el plátano, sandía, aguacate y coco, que son altos en calorías.
  • Almuerzo: Sopa de legumbres, 1 filete de pescado al vapor y 150 g de ensalda de brócoli, lechuga, tomate y zanahoria. Para el postre puedes elegir un yogur light, gelatina o fruta.
  • Merienda: 2 yogures naturales batidos y 1 pan francés con un poco de mantequilla. Si lo prefieres, puede hacer un zumo de frutas.
  • Cena: Sopa de legumbres y un huevo cocido.