Saltar al contenido
IDietas

Dieta Líquida

dieta líquida
Dieta Líquida
5 (100%) 1 vote

¿No sabes en que consiste una dieta líquida? Considera esta una guía que te permite identificar todas las características de esta dieta. No dudes entonces de sus beneficios y aprovéchalos para bajar de peso rápidamente. ¿Qué esperas?

¿Qué es una dieta líquida?

Cuando se habla de este tipo de dieta se refiere a una rutina que ha sido alterada en donde únicamente se consumen líquidos sin pulpa. Esta no incluye ningún tipo de solidos ni semisólidos. Inclusive puedes incorporar jugos pero estos deben ser previamente colados.

Esta dieta se sigue estrictamente y bajo la premisa de que ayuda a mejorar la salud del aparato digestivo. Considera que esta dieta hará que nuestro estómago tenga que trabajar en exceso y se evita la deshidratación.

Además de ello, si tienes alguna enfermedad estomacal, te ayudará a recuperarte rápidamente, implementando alguno de los menús semanales de la dieta líquida.

Vale destacar que existen dos tipos de dietas líquidas. Una es de líquidos claros y la otra dieta de líquidos completa.

¿Por qué hacer una dieta líquida?

En caso de querer realizarla es importante que sepas que esta solo es temporal, luego debes pasar a una dieta semilíquida y finalmente volver a los alimentos sólidos.

Casi siempre se utiliza una dieta líquida completa si el paciente ya se ha recuperado de la enfermedad que tenía. Esta última incluye algunos alimentos líquidos que permiten obtener más nutrientes y le permite obtener más energía a la persona.

Este tipo de dietas suelen ser recomendadas por varias razones, entre ellas destacan razones médicas como cirugías, colonoscopia, obstrucción en los intestinos, infecciones o dolor de garganta.

Algunas variantes o alternativas que también pueden utilizarse para reemplazar esta dieta es la dieta blanda. Esta posee un objetivo similar a las anteriores pues ayuda a reparar y proteger el intestino y ayuda a regular la flora bacteriana.

Alimentos permitidos en la dieta de líquidos

Entre los alimentos permitidos en la dieta de líquidos generales, es importante que se tenga en cuenta sobre todo las indicaciones del especialista. En algunas ocasiones puede que existan algunas restricciones según sea tu caso. Estas implican los siguientes:

  • Abundante agua.
  • Jugos frutales colados previamente y que no contengan la pulpa. Puedes optar por manzana, uva o pera por ejemplo.
  • Limonadas sin pulpa.
  • Sopa o caldos de pollo, carne o vegetales. Recuerda que estos deben ser bajos en sodio.
  • Gelatina.
  • Café bajo en azúcar.
  • Té de tu preferencia sin cremas y bajos en azúcar.
  • Refrescos.
  • Helados de paletas frutales que no contengan leche.
  • Algunas bebidas deportivas.

En esta dieta como ya se mencionó, debes evitar a toda costa los lácteos, caldos espesos y jugos que contengan pulpas ya que buscas es mantener tu estómago en bajo funcionamiento. Tampoco está permitida la ingesta de bebidas alcohólicas o con exceso de azúcar.

Ten presente que los azúcares y el sodio en exceso no permiten una hidratación correcta. Esto entonces implica que se debe controlar en la mayor medida su consumo, sobre todo si contamos con una diarrea.

¿Está permitido el café?

Esta bebida a pesar de no ser clara o transparente puedes incluirla. Incluso puedes incluir algunos líquidos que no sean claros pero que estos no contengan ni lácteos ni alimentos sólidos.

En estos casos entonces tanto el café como el té son permitidos en esta dieta. Lo importante resulta en no agregar ningún tipo de aditivo como azúcar o endulzante.

En caso de querer consumir en esta dieta helados, estos deben ser naturales y hechos en casa para evitar cualquier tipo de químicos. Considera también en los primeros días la ingesta de suero para poder mantener los niveles de hidratación como se debe.

Menú

Aunque esta dieta pueda resultar de las peores, es importante que estés consiente que es temporal. Considera entonces que hasta que te sientas mejor, puedes alimentarte de la siguiente manera.

Desayuno:

  • Jugo de manzana colado.
  • Café.
  • Agua de avena o avena sin leche.

Merienda:

  • Jugo de manzana o pera.
  • Helado de frutas.

Almuerzo:

  • Caldo limpio de carne o pollo.
  • Taza de té de tu preferencia.
  • Agua.
  • Gelatina.

Merienda:

  • Helado de frutas.
  • Agua.

Cena:

  • Caldo de verduras.
  • Taza de té.
  • Gelatina.
  • Agua.

Antes de dormir:

  • Jugo de tu preferencia.

Cuando se trata de este tipo de dieta, es importante destacar que solo es una guía. Considera que puedes incorporar algunas otras cosas que te indique tu especialista, como tu apetito y el porqué de la dieta.

La dieta líquida completa

En este caso, se incorpora gradualmente algunos alimentos de forma líquida para que el estómago se vaya acostumbrando. Se puede decir entonces que algunos alimentos como la patata, los cereales, pollo y las verduras son permitidos.

Considera la zanahoria, plátano, manzana, pescados blancos y jamón de pavo como ideales en estas dietas. Estos debes consumirlos lo más triturado posible para ayudar al sistema digestivo. Además de ello puedes incorporar lácteos, a menos que se tengan problemas intestinales.

En caso de seguir una dieta como esta, tu mejor aliada será la avena. Considera que es un imperdible cuando se trata de recomponer la flora intestinal. Se podría decir entonces que esta es una dieta blanda en donde todo está triturado.

Cuando por fin se logra tener una correcta recuperación, se podrá entonces pasar a una dieta blanda y comenzar a comer algunos sólidos.

Consejos al realizar una dieta líquida

  • Esta es una dieta de transición en donde en la brevedad posible se debe incorporar alimentos para una mayor calidad nutricional.
  • Es importante que esta dieta se siga bajo instrucciones médicas para que exista un control sobre las mejoras.
  • Puede requerir algunos suplementos nutricionales en caso de extenderse la dieta por más de 4 días. En estos casos su especialista le indicará las acciones a seguir.

Como ves, es esencialmente para personas que estén pasando por algún proceso médico o enfermedad. No intentes realizar esta dieta para perder peso pues sus consecuencias podrían ser muy devastadoras.

Recuerda que solo será de ayuda para esos días en donde estemos enfermos. Considera esta la mejor opción para recuperarte rápidamente.

Otras dietas que te pueden interesar