Saltar al contenido
IDietas

Dieta Macrobiótica

dieta macrobiótica
Dieta Macrobiótica
5 (100%) 1 vote

La dieta macrobiótica para algunos es un estilo de vida, debido a que procura el bienestar físico y espiritual a través del equilibrio de las fuerzas interiores, alcanzando la vitalidad plena.

Su creador fue un filósofo japonés, George Ohsawa en 1920. Este consideraba que para vivir en armonía con la naturaleza era necesaria una alimentación sencilla y sana, lo cual permitía que los constantes cambios de la naturaleza no desequilibraran la armonía del individuo.

¿Qué es la dieta macrobiótica?

Es una dieta que se basa en los principios filosóficos del Yin y el Yang, consistente básicamente de cereales, vegetales de la época o en algunos casos se incluye el pescado.

Para entender a cabalidad en qué consiste la dieta macrobiótica, es aconsejable entender algunos conceptos empíricos relacionados con la misma. Entre ellos se tienen:

¿Qué es la comida macrobiótica?

Son aquellas comidas escogidas bajo un estricto criterio, sustentado en el contenido nutritivo de la misma dirigido a alcanzar la armonía entre el yin y el yang.

Alimentos Macrobióticos

Es el conjunto de comida macrobiótica consumida por una persona dada.

Este concepto es de suma importancia, ya que es en base a la alimentación en que se desarrollaron las Dietas Macrobióticas.

Tomando en cuenta que, la alimentación Macrobiótica, es una aplicación directa de tipo biológico y fisiológico, pues, para que una persona se alimente, el sistema digestivo debe extraer molecularmente las sustancias nutritivas que permitan el equilibrio entre las fuerzas del yin y el yang que deriva en el bienestar físico y espiritual del individuo.

Cocina Macrobiótica

Es la cocina dedicada exclusivamente a la preparación de comidas macrobióticas, lo cual requiere un conocimiento a fondo de la esencia de la Dieta Macrobiótica.

¿Cómo establecer una dieta macrobiótica?

Esta dieta procura equilibrar el yin y el yang con una proporción de 5 a 1, es decir 5 partes de sodio por 1 de potasio. Los alimentos que la conforman deben mantenerse en esa proporción.

En ese sentido la dieta debe contener: del 50 a 60% cereales integrales, de un 25 a 30% verduras, así como guisos y sopa de frijol y frijoles acompañado de vegetales de un 5 a un 10% cada uno.

Los cereales integrales se deben consumir al mes unas 45 veces, si la persona come 3 veces al día. Las verduras unas 23 veces, las sopas, los frijoles, vegetales marinos y el miso unas 6 veces o en su defecto, modificando las frecuencias, pero manteniendo las cantidades.

Ejemplos de menú en la Dieta Macrobiótica

  • Desayuno: Un té de tres años muy suave sin teína, al cual se le agrega sésamo, aunado a una crema de arroz. Opcionalmente se puede agregar canela.
  • Almuerzo: Sopa de miso, es decir, verduras con algas condimentadas con sojas saladas. Se debe acompañar con un plato de arroz integral cocinado con alga kombu y alguna proteína vegetal.
  • Postre: Compotas de manzanas o también trigo, preparadas en casa, acompañado con gelatina de frutas hechas de alga agar-agar. Pastel de polenta, plátano y nueces. Otra opción sería, galletas de trigo integral con almendras secas.
  • Cena: Sopa de vegetales, que contenga alga kombu, zanahoria, raíz de loto y bardana picada, todas en cantidades semejantes, condimentadas con sal marina.

Alimentos permitidos en la dieta macrobiótica

Los alimentos sugeridos por esta dieta son:

  • Alimentos ecológicos cercanos al sitio de consumo.
  • Vegetales y frutos de la época, esto significa que no se deben consumir alimentos en conserva, ya que la larga duración les elimina los nutrientes y el factor energético que contienen en su estado fresco.
  • Cereales como la avena, arroz, cebada entre otros.
  • Frutos secos, semillas, algas marinas, pescado (en pequeñas cantidades).

Alimentos no permitidos en la dieta macrobiótica

Como toda dieta existen alimentos que no debes consumir, por lo tanto, apunta los alimentos no permitidos en este régimen.

  • Carnes rojas y blancas, (exceptuando el pescado), grasas animales, la leche y sus derivados.
  • Frutas tropicales, sus jugos y zumos, tomates, berenjenas, la patata, vegetales cultivados con agroquímicos.
  • Azúcares, condimentos tanto aromatizantes como picantes.
  • Alimentos procesados o refinados y los que contienen colorantes y preservantes.

Todos estos alimentos, según este régimen alimenticio, desequilibran el yin y el yang y por tanto introducen inestabilidad física y emocional, así como espiritual en el individuo.

Es de hacer resaltar que, estas recomendaciones pertenecen al método extremo de la Dieta Macrobiótica. Pues, el método moderado o equilibrado, acepta incluir, carnes blancas como el pollo y en algunos casos el pavo. Además, aceptan los huevos integrales y frutas siempre y cuando sean de la zona y de la época.

¿Cómo adaptarse a una dieta macrobiótica?

Para poder consumir exclusivamente una dieta de este estilo, es necesario ir agregando progresivamente comidas macrobióticas a la dieta convencional.

Para ello, los expertos en la cocina macrobiótica establecen 10 niveles, que van desde el -3 al +7, estos niveles proporcionan una reconversión alimenticia de la persona sin sacrificios derivados de los cambios bruscos en los hábitos alimenticios.

Niveles a seguir para la adaptación en este régimen alimenticio

  • Nivel -3 (Dieta 1): Este es el más básico de los niveles y consiste en consumir: Un 10% de cereales, un 30% de verduras, 10% de sopas, 30% de alimento animal, un 15% de frutas, 5% de postres y bebidas solo cuando se tiene sed.
  • Nivel -2 (Dieta 2): En este nivel, el principiante comienza a agudizar la dieta al consumir 20% de cereales, 30% de verduras, 10% de sopas, 25% alimentos animales, 10% frutas, 5% postres y bebidas cuando tengas sed.
  • Nivel -1 (Dietas 3): Como se puede observar, se va suprimiendo las carnes y se van aumentando las sopas, manteniendo los cereales y las verduras constantes. Así se consume 30% de cereales, 30% de verduras, 10% de sopas,20% de alimento animal, 10% de frutas y bebidas solo cuando hay sed.
  • Nivel 1 (Dieta 4): Se avanza más en la dieta, por lo que se debe consumir 40% de cereales, 30% de verduras, 10% de sopas, 20% de alimento animal y bebidas solo cuando hay sed.
  • Nivel 2 (Dieta 5): Se continúa agudizando el régimen, ingiriendo bebidas solo por sed, y el consumo es 50% de cereales, 30% de verduras, 10% de sopas e igual número de alimento animal.
  • Nivel 3 (Dieta 6): Las bebidas solo cuando tengas sed, del resto el consumo debe ser 60% de cereales, 30% de verduras, 10% de sopas.
  • Nivel 4 (Dieta 7): Se consume el 70% de cereales, 20% de verduras, 10% de sopas y bebidas solo presentes la sed.
  • Nivel 5 (Dieta 8): Un consumo 80% de cereales, un 20% de verduras y bebidas solo cuando hay sed.
  • Nivel 6 (Dieta 9): Se consume el 90% de cereales, 10% de verduras y bebidas solo cuando se tiene sed.
  • Nivel 7 (Dieta 10): Es 100% cereales y bebidas solo cuando hay sed.

¿Cuál es el tiempo de adaptación de la dieta?

Por otro lado, el tiempo que debe tardar cada uno de estos niveles, es personalizado, debido a que cada individuo, tendrá una mayor o menor velocidad de adaptación al régimen dietético y debe ser acompañado de información vinculado con el método.

Así mismo, el último nivel, casi no se efectúa en el régimen equilibrado, debido a que la dieta debe ser balanceada, procurando el equilibrio entre el yin y el yang, mientras que este nivel, es totalmente sesgado a una de las fuerzas.

¿Para qué sirve la Dieta Macrobiótica?

La dieta macrobiótica, persigue fundamentalmente lograr el equilibrio interno de la persona a través del balance de las fuerzas complementarias que son el yin y el yang.

Esto presupone el someterse a un régimen alimenticio muy exigente que involucra sacrificios y un alto nivel de conciencia para superar el deseo de consumir los alimentos tradicionales.

No obstante, esta dieta presenta algunas virtudes que le permiten superar sus debilidades y haber podido trascender a través del tiempo, ocupando un sitial importante con algunas modificaciones que se han ido introduciendo, como son el modificar algunas dietas para atenuar la falta de los micronutrientes.

Lo anteriormente expuesto ha permitido que algunos nutricionistas recomienden el uso de algunas de estas dietas para bajar de peso y/o evitar algunas enfermedades.

¿Tiene base científica la dieta macrobiótica?

Se basa en la filosofía oriental del yin y el yang, es decir, dos ideas o fuerzas complementarias presentes en todas las cosas, y su función es el equilibrio de las mismas.

El yin se asocia con lo oscuro, la parte norte, nubosa de una montaña, con lo femenino y la luna. Por su parte, el yang, se asocia con el sur soleado de una montaña, con lo masculino, con lo caliente, lo penetrante, con el sol.

Tiene solo bases filosóficas, pero no científicas, debido a que la nutrición se centra en los macroelementos (sodio, potasio) dejando de lado los microelementos (vitaminas, hierro y demás minerales y proteínas) esenciales para el desarrollo del individuo.

La ciencia, por su parte, recomienda 2050 kcal para la mujer y 2500 para el hombre. Estas deben contener de 50 a 55% glúcidos, de 30 a 35% lípidos y 12 a 15% proteínas. Estas proporciones no se observan en este tipo de dieta.

Origen de la dieta macrobiótica

Esa filosofía nació en China 2000 años a.c y se mantiene aún sustentada en la creencia de que todo ser para poder vivir en armonía con la naturaleza ha de estar equilibrado física y espiritualmente.

Es por ello que el filósofo japonés George Ohsawa, considero que siendo la alimentación lo que mantiene vivo a una persona, esta debía ser tal que cumpliera con ese principio universal del yin y el yang, es así como en el año 1920 publica su régimen macrobiótico.

Es bueno resaltar que, George Ohsawa sufrió en su adolescencia de tuberculosis, enfermedad que mato a varios de sus familiares, pero el fue curado por el doctor Sagen Ishizuka, el cual curaba sin usar medicamento, solo equilibraba la alimentación usando una relación apropiada entre el sodio y el potasio. Este método, es una adaptación científica de la antigua filosofía del yin y el yang.

Beneficios de la Dieta Macrobiótica

No obstante de no obtener bases científicas sólidas, la dieta macrobiótica equilibrada (aquella que permite alimentos animales y frutas) presenta algunas ventajas tales como:

Fuente de Energía

Debido a que los alimentos Macrobióticos son estrictamente escogidos según su aporte nutricional, estos transfieren gran cantidad de energía al organismo.

Evita el Estreñimiento

Al no contener harinas, ni alimentos refinados y al ser ricas en fibras, regulariza la frecuencia con la que se defeca, evitando la absorción de toxinas por el organismo al acortar el proceso de digestión.

Evita la Acidez

Un pH acido provoca rigidez muscular. Esta dieta regula el pH.

Favorece la Pérdida de Peso

Al no tener exceso de grasa, azúcares y harina, la dieta en referencia evita la obesidad.

Regula el Estrés

Los alimentos Macrobióticos, evitan que el individuo se estrese debido al desequilibrio energético.

Favorece la Estabilidad Emocional

Esta dieta evita el desbalance de los azúcares que entran al torrente sanguíneo, el cual provoca desequilibrio emocional, por lo que regulariza las emociones.

Incentiva la Claridad Mental

Con una alimentación sana, el funcionamiento del cerebro se estabiliza, por lo que el individuo piensa y toma decisiones acertadas.

Desventajas de la Dieta macrobiótica

La dieta ha tenido detractores, sobre todo al régimen extremo de la misma. En ese sentido, los nutricionistas consideran que la falta de micronutrientes pudiera ocasionar enfermedades tales como:

Escorbuto, anemia, hipoproteinemia, hipocalcemia, deficiencia renal y la pérdida de la absorción de sales y minerales, por la alta concentración de fitatos.

En resumen, esta dieta está sustentada en las fuerzas complementarias que poseen todas las cosas denominadas yin y yang, el cual las equilibra. En ese sentido los alimentos se conjugan para fortalecer la relación entre esas fuerzas conformando el equilibrio físico, mental y espiritual de la persona.

Esta dieta si se sigue de manera responsable, coordinada por un especialista, puede incidir positivamente en la salud integral del que la práctica, produciendo una sensación de paz espiritual, que a su vez redunda en una disminución considerable del estrés y por ende favorece el control de las emociones.

Otras dietas que te pueden interesar