Saltar al contenido
IDietas

Dieta Normocalórica

dieta de mantenimiento
Dieta Normocalórica
5 (100%) 1 vote

¿Qué necesitas hacer luego de adelgazar esos kilos de más?  Muchas personas piensan que después de adelgazar pueden volver a comer todos los alimentos que les apetezca. Sin embargo, es necesario que sigan una dieta normocalórica o también llamada dieta de mantenimiento.

¿Qué se evita con esta dieta normocalórica?

Se evita el efecto rebote que se produce luego de seguir algunas dietas, en las que se han restringido elevados aportes calóricos. También, en las que se hayan eliminado algunos alimentos.

¿Para quién está indicada la dieta normocalórica?

Para aquellas personas que han llegado a su peso ideal y no quieren volver al peso que tenían anteriormente.

Por ello, cuando han llegado al peso que desean, es recomendable que hagan la dieta normocalórica o de mantenimiento, ya que,  si otra vez empiezan a consumir alimentos con normalidad pueden volver a ganar el peso perdido.

Menú semanal de la dieta normocalórica

Lunes

Desayuno:

Una tostada integral con jamón de pavo, un café con leche desnatada y una fruta.

Merienda:

Un té verde o un jugo de naranja.

Almuerzo:

Un pollo asado con papas al vapor, más una ensalada verde.

Merienda:

Una manzana o un jugo de naranja.

Cena:

Un filete de pescado a la plancha y una sopa de verduras.

Martes

Desayuno:

6 Galletas con queso fresco más un jugo de frutas.

Merienda:

Un té verde o una fruta.

Almuerzo:

Una ración de pescado blanco al vapor o asado con verduras hervidas.

Merienda:

Un jugo de naranja o un té verde.

Cena:

Ensalada de frutas y una crema de verduras.

Miércoles

Desayuno:

Dos tostadas con pavo y queso fresco más una fruta.

Merienda:

Un jugo de frutas o una manzana.

Almuerzo:

Una pechuga a la plancha con ensalada y un yogurt desnatado.

Merienda:

Un té verde o un jugo de naranja.

Cena:

Un filete de merluza en salsa verde con verduras al vapor.

Jueves

Desayuno:

Una tostada con jamón de pavo y queso fresco más un café con leche desnatada o una fruta.

Merienda:

Una fruta o un té verde.

Almuerzo:

Verduras al vapor y una ración de ternera a la plancha.

Merienda:

Un jugo de naranja o una fruta.

Cena

Una taza de berenjenas rellena con carne picadita y verdura.

Viernes

Desayuno:

Dos tostadas con queso y jamón serrano y un jugo de naranja.

Merienda:

Un té verde o una fruta.

Almuerzo:

Una porción de arroz integral con una ración de carne de ternera.

Merienda:

Una fruta o un jugo de naranja.

Cena:

Un filete de merluza en salsa verde con verduras al vapor.

Sábado

Desayuno:

Dos tostadas integrales con queso fresco y un huevo, más un té verde.

Merienda:

Un jugo de naranja o un té verde.

Almuerzo:

Una porción de verduras al vapor con pollo a la cazuela.

Merienda:

Un té verde o una fruta.

Cena:

Una pizza  con una ensalada y un postre.

Domingo

Desayuno:

Una tostada con jamón de pavo y queso fresco más un café con leche desnatada o una fruta.

Merienda:

Una fruta o un té verde.

Almuerzo:

Una tortilla más una ensalada verde con pechuga de pollo a la plancha.

Merienda:

Un té verde o un jugo de naranja.

Cena:

Una infusión más un yogurt con frutas troceadas.

 Sigue los siguientes consejos

  • En ayuna es bueno que tomes un vaso de agua con limón.
  • Come con moderación y de forma variada.
  • Utiliza productos light, bajos en grasa y desnatados.
  • No te olvides de hacer las 6 comidas al día, ya que, todas son importantes.
  • Si vas a comer féculas como el arroz, las papas o pastas, recuerda servirte la misma cantidad de proteínas.
  • Cocina con poco aceite, es recomendable que sea con aceite de oliva. Dos cucharadas al día es la medida recomendada.
  • Reduce el consumo de bebidas alcohólicas.
  • Si tienes mucho estrés, intenta hacer un respiro de vez en cuando.
  • Si te invitan a comer o cenar, recuerda no ir con el estómago vacío, debes hacer siempre una merienda, ya que, se juntaría el exceso de calorías ingeridas con el tiempo de ayuno.
  • Debes estar pendiente con las etiquetas de los alimentos, a fin de detectar si tienen azúcares o contenido de sodio.
  • Si vas a tomar café o té en el día es mejor que sea descafeinado.
  • Cuando te dé muchas ganas de comer, debes ver si es hambre emocional o física.
  • Realiza ejercicios de manera regular, aunque solo sea caminar durante treinta minutos. Esto ayudará a mantener el peso y a mejorar el estado de ánimo.
  • Bebe suficiente agua, por lo menos dos litros, esto ayudará a mantener hidratado el organismo.
  • No ingerir productos precocinados, para no aportar calorías vacías al organismo.

En definitiva, si deseas mantener el peso que has perdido, recuerda hacer la dieta normocalórica, de esta manera regularás tu organismo y verás que mantendrás el peso ideal.

Otras dietas que te pueden interesar